Desde hace tiempo el Municipio trabaja intensamente para solucionar el problema de los residuos con medidas que ayuden a proteger el medio ambiente a través de la Gestión Integral de los Residuos Sólidos Urbanos (GIRSU). El avance en esta materia no terminarían de ser posibles sin el acompañamiento de la comunidad.

El primer paso es comenzar a separar los residuos en los domicilios para que, una vez que esté en funcionamiento la Planta de Reciclaje, se puedan reutilizar los residuos inorgánicos y se descarten a través de relleno sanitario los residuos orgánicos.

Una forma simple y práctica de ayudar es a través la de la reducción de los residuos domiciliarios orgánicos a través del compostaje.

Éste, tiene como objetivo principal, además de disminuir los residuos y minimizar las consecuencias negativas que pueden causar al medio ambiente, aprovechar sus nutrientes para enriquecer la tierra de nuestros jardines y huertas.

Compostar es transformar los residuos de cocina y jardín en abono orgánico, tomando el hábito de separarlos del resto de los residuos y seguir un simple procedimiento.

Desde el Área de Medio Ambiente Municipal nos enseñan a realizar este procedimiento para comenzar hoy mismo a compostar:

El compostaje se puede realizar simplemente en el suelo, en un pozo o utilizando un contenedor plástico, de madera o malla de alambre, al que se llama compostera, que permite mantener el material ordenado y compacto. Un volumen de 0,50 m3 es apropiado para una familia tipo.

La compostera se deberá ubicar en un sitio al aire libre, que no sea inundable, de fácil acceso y ser posible de mediana insolación para evitar que el exceso de sol seque la mezcla. La tapa de la compostera impedirá el ingreso de agua en caso de lluvia, la incidencia directa del sol y el ingreso de algún animal.

Pasos a seguir:

  1. Colocar la compostera sobre la tierra y comenzar colocando algo de material suelto como pequeñas ramas secas que faciliten el drenaje.
  2. Volcar luego los residuos orgánicos, se puede cubrir con algo de tierra.
  3. Añadir agua si se aprecia una mezcla seca y realizar mezclas para incorporar aire.
  4. Continuar incorporando restos y realizando mezclas periódicas. Se puede cubrir cada nueva incorporación de residuos con una capa de hojas, césped seco o tierra para evitar mosquitas.
  5. Control de humedad: la mezcla debe verse húmeda pero no desprender líquido. Para corregir se volteará o agregaran elementos secos en caso de mostrar exceso de agua, y en caso contrario se podrá regar la mezcla.
  6. El compostaje está funcionando si el volumen de residuos disminuye y se desprende calor
  7. Al cabo de unos meses se comenzará a cosechar compost de la parte inferior de la compostera.
  8. De ser necesario se puede tamizar el producto para eliminar trozos grandes, los cuales volverán a incorporarse a la compostera.
  9. Agregarlo a la tierra de huertas, jardines y macetas. Dejarlo sobre la superficie para que la tierra lo vaya incorporando sola a través de las lluvias o riegos.No hay más excusas, ¡manos a la obra!