El final del año es por lo general un motivo de festejo, de unión, de momentos para compartir en familia o con amigos. Son fechas gratas que refuerzan los lazos y los valores.

Más allá de estas nobles sensaciones, hay un inconveniente que puede perjudicar la salud y eso es la abundancia de comida.

El secreto para no sufrir problemas y disfrutar de las fiestas está en la moderación  y cantidad de lo que se ingiere.

Desde el Gobierno local se realizó una campaña de alimentación saludable coordinada a través del área de salud municipal por las profesionales Dra. Milena Aucar y la Lic. Natalia Salamano,  quienes entregaron folletos en espacios públicos y en comercios de la ciudad con las siguientes recomendaciones.

Consejos a tener en cuenta

  • Planificar el menú con anticipación.
  • Moderar las porciones: No prohibir, ser flexibles, elegir lo que desea comer sirviéndose en el plato sólo esa porción. Evitar panificación.
  • No saltear comidas: Desayuno – Almuerzo – Merienda – Cena.
  • Evitar o comer con moderación alimentos con mucha sal (fiambres, embutidos, productos de copetín).
  • Disfrutar de la mesa: comer despacio, masticar saboreando cada bocado.
  • Deleitarse con la calidad y no con la cantidad.
  • Evitar gaseosas o jugos azucarados. Moderar bebidas alcohólicas ya que poseen muchas calorías y no aportan nutrientes.
  • Mantenerse activo: “siempre es bueno realizar actividad física” ¡No olvides moverte!
  • DISFRUTA LAS FIESTAS SIN EXCESOS…