Una tarde distinta, distendida, con música, juegos, y rodeados de naturaleza. El sábado pasado, toda la familia del Centro de Equinoterapia Municipal realizó la despedida de año y el cierre de las actividades de este grandioso ciclo.

En el predio de Herencia Santafesina, en la zona norte de la ciudad, se dieron cita los niños y jóvenes que día a día se fortalecen con las terapias, sus familias y los profesionales que aplican sus conocimientos a través del cariño y el amor. También, los colaboradores, representantes del municipio y la ciudadanía en general.

Entre las actividades planteadas, estuvieron los alumnos y profesores de la Escuela de Música interpretado melodías en piano, guitarra y flauta.

Además, los pequeños pudieron disfrutar del espacio, de los animales, del arte y de otros juegos y propuestas.

Fue sin dudas una gran jornada y un cierre especial para el Centro de Equinoterapia.