Cuatros años de historias; 48 meses de trabajo, esfuerzo y dedicación; 1460 días de igualdad y oportunidades. Por esto y por mucho más, el Centro Integrador Comunitario de El Trébol festejó un nuevo aniversario.

En la tarde del sábado, como cada día, se abrieron las puertas del CIC para que la comunidad pueda conocerlo desde adentro y al mismo tiempo, disfrutar de las propuestas.

En cada uno de los espacios se expusieron los trabajos de los distintos talleres y proyectos. Una gran cantidad de adornos de Cestería Artesanal decoraban el ala oeste, mientras que en el pasillo norte, los trabajos de Macramé daban una hermosa visual.

El SUM contenía centenares de trabajos del Taller de Pintura Luz y Color; cuadros, adornos y tapices estampados por las alumnas. También, se presentó al público la máquina con la que se hacen los trapos de pisos y tapices.

Un poco más al sur y ya en el patio, asomaba una frondosa huerta con verduras y hortalizas en esplendor y también, con árboles frutales que acompañan la producción. Y en el otro extremo, las BICIC también estaban a la vista de la ciudadanía y sin dudas, otro gran logro que luego se inauguraría, el garaje construidos por los chicos del programa de Inclusión Social para Adolescente y Jóvenes en Situación de Desvalimiento.

Mientras tanto, en el patio se llevaron a cabo las actividades centrales con espectáculos musicales y baile, a cargo de Andrea Pitoia, Valenchu, Pachino Fredes y los grupos de zumba a cargo de las instructoras María Castro y Clarisa Barrera.

Antes, en el inicio de la jornada de festejos, hablaron el coordinador del CIC Carlos Colazo, el director de Desarrollo Social Carlos Lépore y el intendente Fernando Almada quien resaltó la importancia del espacio y el gran trabajo que se hace ahí adentro, apostando siempre a dar oportunidades de crecimiento a las personas.

Durante las propuestas, se realizaron reconocimientos a las profesoras de los cursos, a la Mesa de Gestión, a la reina y princesas de la primavera y a todos los que hicieron posible el festejo.

Además, antes del cierre, se soplaron las velitas y se cantó el feliz cumpleaños, compartiendo masas y tortas hechas por los jóvenes del proyecto.

Sin dudas fue otra jornada de alegría compartida con la gran familia que es el Centro Integrador Comunitario.