La ciudad celebró los 201 años de Independencia de la Patria, en la mañana fría y nublada del mismísimo 9 de julio.

Sobre Av. Independencia y frente al monolito que conmemora el Bicentenario Patrio, se llevó adelante el acto oficial con la presencia del Intendente Fernando Almada, miembros del Gabinete Municipal, concejales, representantes de instituciones y público en general.

Fue un acto sencillo en donde se recordaron los principales hechos de aquel momento histórico, resaltando el concepto de independencia y libertad del pueblo argentino.

Es así, que desde el Programa Educativo de Adultos Mayores, a través de dos alumnas de los talleres de Historia y Banco de memoria junto a la profesora Cristina Bergamasco, hablaron sobre el 9 de Julio de 1816, poniendo en contexto los hechos y resaltando las figuras de los próceres y también, de las mujeres que hicieron grande a la Patria combatiendo cuerpo a cuerpo y estratégicamente como Juana Azurduy y María Magdalena “Macacha” Güemes de Tajada.

Seguidamente, el director de Desarrollo Cultural Jorge Meynet, tomó la palabra y señaló: “Debemos crear en nosotros la convicción de que el desafío es posible y que podemos construir un país mejor. Cuando logramos desatar los nudos que nos detienen logramos la independencia; cuando ponemos a correr la fantasía y creatividad somos independientes; el día que los valores de justicia, igualdad, libertad y trabajo reemplacen a lo superficial, el día que nos revelemos ante la pobreza, la marginalidad, el hambre y la injusticia seremos nuevamente independientes”.

Tras esto, el director de la Escuela de Música Municipal, Matías Taborda, interpretó en voz y guitarra una canción y luego, el grupo infantil de Ballet El Trébol, desplegó toda la danza nacional interpretando un gato patriótico.

En final, y tras despedir a las banderas de ceremonia, los presentes disfrutaron de unas riquísimas empanadas criollas.