Bajo una tarde soleada y agradable, gran parte de la comunidad se sumó a la segunda edición de la Fiesta de la Danza, que colmó el Anfiteatro Ecológico de ciudadanos que en familia y con amigos disfrutaron de las variadas propuestas artísticas.

A penas algunos minutos habían pasado de las 15hs. cuando comenzó el show. Cerca de 12 grupos de baile interactuaron con el público y entre sí, exponiendo el trabajo realizado y claramente, la enormidad de ensayos que cada uno tuvo.

Los primeros en pisar el escenario fueron los adultos “Danzares” de Kumelén Asociación Civil, con una armoniosa demostración de las raíces folklóricas argentinas; luego Trebolense con el Centro de Jubilados, comandadas por la profesora Roxana Díaz, mostraron toda la vitalidad y la alegría de hacer, sin prejuicios ni inhibiciones, los que les gusta; y en contraposición pero solamente en lo eterio, los más chicos de “Fortaleza Ritmos” bailaron distintos ritmos latinos.

Seguidamente, con mucha alegría y color, se presentaron Carolina Depetris y Cira Mazzini con sus grupos de zumba kids y la Academia Henry Martín también con los bailarines más pequeños.

Luego, fue el turno de la bachata. Ángela Domínguez y Juan Robles  hicieron una excelente demostración de movimientos, trucos y pasos.

Seguidamente, volvió la zumba pero esta vez “recargada”. Las profesoras Clarisa Barrera, María Castro, Carolina Depetris y Roxana Díaz junto a sus alumnas fueron mostrando las distintas coreografías de esta disciplina que hace bailar al mundo.

Posteriormente, el Ballet El Trébol, con el grupo infantojuvenil, trajo al escenario los entrañables versos de Mercedes Sosa -letra de Ramón Ayala- con “El cosechero”.

Tras eso, volvieron al escenario la Academia Henry Martín y Fortaleza Ritmos con los elencos mayores y más zumba para mover el cuerpo y transmitir energías positivas.

En el final, todas las profesoras e instructoras de baile aunaron fuerzas y bailaron con el público la última canción de la tarde.

Además durante la jornada, hubo tiempo para los animales, ya que se realizó una campaña de adopción canina junto a “Rescataditos El Trébol” quienes vendieron productos para recaudar fondos para sus actividades diarias.

“El objetivo se cumple cuando vemos a la gente disfrutando. Quizás es difícil de explicar con pocas palabras lo que se siente al vivir una fiesta así. Ver las emociones y ansiedades antes de subir al escenario, la alegría al finalizar cada presentación es lo que realmente importa y muestra que el objetivo se cumple Entre todos, logramos construir una fiesta colorida y llena de alegría. Una fiesta para toda la familia, para todos”, señaló sobre el evento Jesica Ledesma, directora de Juventud y Participación Ciudadana.