Los perros son mucho más sensibles al calor que los humanos y tienen más problemas para reducir su temperatura corporal. Un día caluroso puede ser mortal para ellos si se exponen a altas temperaturas y más aun debajo del sol.

Ni hablar, de aquellos animales que no tienen dueños y que vagan por la vía pública. En ese sentido, es importante tomar conciencia y en lo posible, colocar tarros con agua limpia para que los mismos puedan hidratarse.

En caso de que algún perro, con o sin dueño, esté sufriendo un golpe de calor podés asistirlo de la siguiente manera:

1 Humedecer, sin cubrir ni envolver, el cuello y la cabeza con paños mojados en agua templada (nunca fría)

2 Poner un cubito de hielo sobre el puente de la nariz, las ingles y las axilas.

3 Humedecerle la boca, sin forzarlo a beber, y sin dejar que beba en exceso.

4 IMPORTANTE: No se le puede bajar la temperatura de golpe, porque podríamos provocarle una hipotermia que podrían llevarlo a la muerte. La temperatura debe bajar de forma progresiva. Por eso el agua siempre debe ser templada y nunca fría.

Como prevenir

Dejar a nuestros animales en lugares amplios y bien ventilados.

Proveerles agua fresca en cantidad. De ser posible mas de un bebedero.

Asegurarse de que dispongan de sombre en todo momento del día.

Sacarlo a pasear por la mañana y al atardecer. Nunca el mediodía.

No lo hagas caminar donde haya pavimento o piso de material muy caliente.

Jamás dejarlos dentro del auto estacionado. Incluso cuando está a la sombra.

No alimentarlos en horas pico de calor.