La Escuela de Música Municipal inicio formalmente el ciclo 2017 con un acto que tuvo lugar en la tarde noche del martes, frente al Centro Cultural Cervantes y con la participación de un buen marco de público.

La entrada de la bandera de ceremonia marcó el comienzo del acto y tras palabras alusivas, se llevó a cabo el traspaso de abanderado y escoltas. Emiliano Boasso entregó la bandera a Lucía Nutini, Camila Prisco cedió la banda de primera escolta a Agostina Muya, quien al mismo tiempo, entregó el tahalí  de segunda escolta a Jénifer Acosta.

Seguidamente, tomó la palabra el director de la escuela Matías Taborda quien agradeció por la participación y por ser parte de la propuesta.

Luego, el Intendente Fernando Almada dejó algunos conceptos: “Para nosotros siempre es un orgullo y una satisfacción estar dando inicio a lo que es una actividad educativa, más allá de lo específico que tienen, aprender un instrumentos musical y lo que significa saber el valor de la música”.

“Estuvimos reunidos con un grupo amplio de capacitadores que están a cargo  de los 54 talleres, cursos y actividades que llevamos delante de forma abierta y gratuita. Todas estas actividades, más allá que tengan características distintas y parezcan ser disímiles, en realidad tienen un hilo conductor, y es que en todas estas propuestas apostamos a la educación y a la formación. Al mismo tiempo, a formar espacios de participación, de inclusión, espacios en donde la gente pueda compartir y ese compartir nos permita después trasladarlo a la sociedad para que la convivencia sea más armónica y para que entre todos podamos construir una sociedad mejor”, manifestó la máxima autoridad municipal.

En homenaje al músico y compositor santafesino Carlos V. Guastavino, nombre que lleva la escuela, Matias Taborda y Cristian Biolatto interpretaron una melodía titulada “Se equivocó la paloma”.

Tras esto, se realizó el destape del nombre de la Escuela de Música que quedó oficializado y como corresponde, enmarcado en la pared del Cervantes.

Una vez finalizada la parte protocolar, en el Teatro Cervantes se presentó la obra musical “Sinfonía de los juguetes”.