Tras mucho esfuerzo, trabajo y dedicación, el Jardín Maternal “Hojitas de Trébol” abrió sus puertas y por primera vez, los niños y niñas, ingresaron al lugar cargando sus mochilitas y otros, aún más pequeños en brazos de sus papás y mamás.

Las 60 familias que son parte de la historia del nuevo espacio municipal, concurrieron al primer día de clases con toda la ilusión de un nuevo empezar, de nuevas experiencias y oportunidades.

En esta importantísima oportunidad, estuvieron presentes el Intendente Fernando Almada, miembros del gabinete municipal, la concejal Jesica Ledesma, representantes de instituciones de la primera infancia, las personas que hicieron posible la apertura del jardín y que colaboraron en su puesta en funcionamiento y por supuesto, los familiares de los alumnos.

En el SUM del edificio, los chicos comenzaron a utilizar y descubrir los lugares y todos sentados en las sillitas esperaron a ser recibidos oficialmente tanto por la máxima autoridad de la ciudad como por las docentes y la directora Luciana Fussero.

Las instalaciones lucieron igual de impecables como el día que se inauguró y tal vez, un poco mejor porque a lo edilicio se le agregó la cuota de cariño, amor y color, y claro está, las sonrisas y llantos de cada niño y niña.

La palabra del Intendente

Con su tono descontracturado y con un chiste para romper el hielo, el Intendente recibió a la gran familia del “Hojitas de Trébol. “Me dijeron que cuando yo empezara a hablar los chicos iban a empezar a llorar todos juntos”, señaló y tras una mueca de alegría continuó: “Para nosotros ha sido un largo camino llegar hasta acá. Empezamos un gran desafío y es el punto de partida de un camino mucho más hermoso y gratificante que es poder compartir con todos este sueño”.

“En nuestra ciudad a partir de hoy tenemos espacios de contención prácticamente para  todas las edades, desde 45 días aquí pasando por los muchos espacios que hay en el centro, en el norte, en el sur, en el este, en el oeste, terminando en el Centro de Día para adultos mayores, donde puede ir gente de todas las edades hasta el final de sus días”, se enorgulleció la máxima autoridad.

“Eso para nosotros es una satisfacción y estamos felices de poder compartir con ustedes este momento y decir que vamos a necesitar de cada uno de ustedes para seguir construyendo  juntos este futuro, que será mucho mejor para todos nosotros y para los chiquitos”, cerró.

Cada cual a su salita

Tras el pequeño acto de apertura, cada niño ingresó a su salita y comenzó, como todo niño a jugar y disfrutar junto a sus seres queridos de las instalaciones.