Una década de festejos a pleno. La Fogata de San Juan volvió a convocar a una multitud que pidió deseos, quemó todo lo malo, trajo sus muñecos, cantó y caminó alrededor del fuego.

En la noche del 23 de junio, en el Predio Ecológico, El Trébol tuvo la edición número 10 de la fogarata, que se celebra cada solsticio de verano/invierno con una tradición espiritual que concentra y expulsa lo negativo y atrae fuerzas renovadoras y positivas.

Pasadas las 18hs, con música y el lugar ambientado, la comunidad comenzó a llevar sus muñecos y a dejar sus deseos en la hoguera, para luego realizar el desfile y comenzar con la votación y saber quien se salvaba de las llamas.

El muñeco más votado fue uno hecho por los alumnos de la Escuela Cincuentenario, que festejaron y salvaron su creación con mucha alegría.

Finalmente, entrada la noche, una antorcha encendida bajó desde el Galpón de las Expresiones hasta los leños encendiendo el fuego, ante una gigantesca ronda de personas de todas las edades que cantaban canciones como el “Aserrín, aserrán, los maderos de San Juan…”, “la farolera tropezó y en la calle se calló…”.

Tras eso, Hugo y Grupo Family comenzó a sonar y ponerle ritmo a esta fiesta que ya es una tradición en la ciudad.