Cada año, en medio de los festejos de Navidad y Año Nuevo, son muchos  los que sufren graves consecuencias debido a los efectos que les causan las pirotecnias.

Esta costumbre popular y de uso tan generalizado puede provocar malestar en determinadas personas y animales, y ser la causa directa de accidentes, quemaduras e incluso la muerte.  La manipulación y uso de la pirotecnia acarrea a muchos, en su mayoría niños, a que tengan que ser atendidos de emergencia en los hospitales.

Quienes padecen las consecuencias de la pirotecnia en mayor medida son los animales, al ser su oído mucho más sensible al ruido que el de los humanos. Cada año durante las fiestas, muchos son los animales que desaparecen de sus hogares asustados por el estruendo y el pánico, tratando de escapar.

Hay muchas maneras de festejar sin lastimarnos y lastimar a otros.

CELEBREMOS CON RESPONSABILIDAD, RESPETANDO LA VIDA DE TODOS.

Campaña: #yofestejosinpirotecnia