La campaña El Trébol Limpio volvió a ser un éxito en la ciudad, siempre, gracias a la colaboración de la comunidad que apoya las distintas propuestas.

Las hojas amarillas en otoño son parte natural del paisaje pero se transforman en un problema cuando comienzan a tapar las canaletas, las salidas y desagües pluviales, generando serios inconvenientes.

Por eso, desde hace ya cuatro años, el Gobierno municipal implementó  este sistema integral con esfuerzo mancomunado para optimizar la recolección de las hojas.

En distintos puntos de la ciudad, los ciudadanos retiraron 5 mil bolsas arpilleras para depositar las hojas, que posteriormente serán retiradas por el municipio, haciendo el proceso más ágil.