En la mañana del martes, personal de la Dirección de Niñez y Adolescencia de Rosario visitaron la ciudad y presentaron un nuevo proyecto titulado “Familias Solidarias”,  que se comenzará a trabajar junto al Servicio de Niñez y Adolescencia de El Trébol, que componen la Municipalidad, el SAMCo y el CAF Nº 17.

En la presentación estuvieron el director de Desarrollo Social Carlos Lépore, la Psic. María Cecilia Sbrascini y la TS. Valeria Pedro, en representación del equipo local y desde la provincia, la Psic. Jorgelina Cortez y TS. Gabriel  Dileo.

El programa “Familia Solidarias” está destina a que personas solas, parejas con hijos y sin hijos, o parejas igualitarias, se propongan para brindar cuidados durante un tiempo, en forma transitoria, a niños, niñas, y adolescentes, que por algún motivo fundado y serio, hayan tenido que ser separados  de la convivencia con su familia de origen.

“La idea es contarle a la comunidad cual es el trabajo que hacemos. Somos parte del programa de “Acogimiento familiar” de la provincia  y una de las líneas que tenemos en el programa, de las más importantes, es el de “Familias Solidarias”, sostuvieron Cortez y Dileo.

El acople de esta propuesta a El Trébol es posible por el intenso trabajo  de las profesionales locales que día a día ponen esfuerzo y esmero en lo que realizan. “El servicio está trabajando en muy buen a forma, ha recibido muchísimos casos y queremos ampliar la ayuda. Le pedimos a la comunidad que si sabe o está pasando por una situación de abuso, de violencia o maltrato, se comuniquen con las profesionales”, resaltó Lépore.

El programa

Las personas que se propongan serán evaluadas por el Estado, que els el mismo el que dictamina el motivo por el cual un niño es separado de su familia y siempre es por una razón de  vulneración de derechos o cuando algunos de esos derechos se puedan ver amenazados o no se estén viendo garantizados.

Son cuidados temporarios, transitorios, el alojamiento tiene un principio y un fin y durante ese tiempo, la familia brinda  todos los  cuidados y cubre todas las necesidades que puede tener el niño. Sumarlo a la familia.

Trabajo en paralelo

Cuando un niño debe ser separado de su entorno familiar se trabaja en paralelo. Desde la Dirección de Niñez y Adolescencia se realiza el acompañamiento a las familias que se han postulado y que han sido evaluadas, y por otro lado, otros profesionales van a trabajar con la familia de origen  para evaluar  si al cabo  de un tiempo las condiciones están dadas para el regreso.

Las medidas de protección excepcionales, tienen un plazo máximo de seis meses pero a veces en ese tiempo no está todo el trámite terminado y se excede a los 9 o 10 meses.