El pasado viernes, se inauguró en El Trébol el bello “Camino de las Rayuelas”, una creación de Adriana Sisto, que plasmó junto a la participación de la comunidad, y al momento del acto oficial, la destacada artista plástica dejó unas lindas palabras cargadas de emoción y sentimientos positivo hacia la ciudad.

“Cuando vengo acá digo que planto una semilla y cuando vuelvo, esa planta creció. El año pasado intervenimos 10 bancos y ahora hay plazas intervenidas, hay otros bancos intervenidos. Yo siento que dejo esa semilla y que si las ideas se transforman en arboles, el camino y la siembra estuvieron buenísimas”, sentenció.

Al mismo tiempo recordó cómo surgió el boceto para el nuevo espacio cultural y artístico que posee el Ecológico y que une dos sectores de la ciudad, creando lazos e historias: “Este proyecto nació hace un año atrás y fue creciendo. Fue una idea y las ideas son pedacitos de telas e hilos que se van uniendo en mi cabeza y arman historias que tienen que ver con lo que me cuentan. Cuando me contaron la historia de los tres libros que va a editar el PEAM por los 20 años, me llenó de orgullo y pude unir todo. Yo he recorrido todo el país y no he visto funcionar un espacio como funciona acá, me llena de orgullo y me alegra  formar parte de estos 20 años”.

Sisto señaló que la idea de ir juntando cosas también hace que los chicos incorporen palabras y afectos y eso es lo que trató de hacer, sellando esas imágenes y esos pedacitos de textos que tiene que ver con el amor y con la vida. “A eso le fui sumando las ideas del libro que va a salir  dentro de muy poquito y que no veo la hora de tenerlo en mis manos para poder leerlo, porque leí una muestra y me pareció extraordinario”, argumentó.

La artista remarcó que no tiene más que agradecer tanto Jorge Meynet por haberla convocado como a Graciela Pons y el Intendente Fernando Almada, por la confianza. “Ellos me dejan hacer y yo siento que eso es una entrega de confianza. Nunca saben lo que voy a hacer y yo puedo volar y no hay nada más lindo que volar. Es  un sueño hecho realidad”, afirmó.

“También quiero agradecerles a estas mujeres increíbles del PEAM. Están siempre en mi corazón y cada vez que viajo llevo la remera y saco una foto y se las mando. Llegue a la pirámide del Sol en México y se las envié. Están siempre conmigo”, cerró Adriana Sisto entre lágrimas y con un afectuoso aplauso.