En el Centro Integrador Comunitario se está llevando adelante un nuevo e importante proyecto que apunta a la inclusión y a la integración de personas en situación de riesgo, pensando en la dignificación de las mismas a través de las oportunidades y nada menos, que el trabajo.

El proyecto, que consiste en la elaboración de trapos de piso y materiales similares, como tapices, surgió hace unos meses junto con el programa de Inclusión Social para Adolescente y Jóvenes en Situación de Desvalimiento. “El municipio compró la máquina y los chicos del programa vienen a aprender a usarla. Nos llevó mucho tiempo porque es muy complejo el mecanismo y requiere mucho trabajo artesanal para darle inicio”, señaló una de las profesionales a cargo del proyecto.

“Con el paso del tiempo se sumaron dos mujeres que se encuentran en situación de vulnerabilidad, con mucho deseo de trabajar y de construir algo propio y de autogestionarse”, contó la profesional quien al mismo tiempo profundizó: “Entre todos fuimos haciendo que esto sea posible y hoy por hoy ya estamos recibiendo los primeros  pedidos, nos estamos organizando, aprendiendo de costos y demás”.

Oportunidades

El proyecto incluye distintas generaciones y eso es valioso e interesante: “Hay una cuestión de  dos generaciones, por una lado, mujeres que son mamás y abuelas, que tienen  que llevar el fruto de su trabajo a su casa y por otro, hay chicos que están en el programa, que además de estar en las Trayectorias Escolares y de venir por las tardes, se comprometen con estas mujeres a acompañarlas en este proceso. Una vez a la semana nos juntamos y vamos viendo como seguimos”.

Productos a la comunidad

“La idea es ofrecer los trapo de piso a las instituciones y se va a hacer a través de la Cooperativa de Trabajo “La Esperanza”. Es todo muy de apoco, muy artesanalmente. Las primeras telas que se vendieron fueron para las mujeres del taller de pintura Luz y Color que dirige Viviana Masso”, explicó.

Desde ahí, fueron surgiendo otras ventas y también, los que deseen colaborar y comprar pueden hacer el pedido en el CIC. “Estaría bueno que la gente nos acompañe en este emprendimiento como nos acompaña con el BICIC que todo el tiempo vienen a buscar  las bicis, las llevan y las traen”, agregó.

Colaboración valiosa

“En el programa también están trabajando y participando, Gabriel Funes y Carina Jordán, que trabajan en la parte de mantenimiento del CIC y que se comprometieron a acompañar a estas personas. Realmente se armó un grupo de trabajo interesante, todos saben coser y tejer con la máquina de telar y también, con la colaboración de otras personas que sabe de costura, o el señor que nos brinda la materia prima y nos manda  videos o audios explicando cómo tenemos que proceder. Agradecer a todos”, finalizaron.