Memoria, Verdad y Justicia. En la mañana del 24 de marzo se llevó a cabo en la ciudad el acto por el  41 aniversario del golpe de Estado, aquel, que dejó 30 mil desaparecidos, más de 500 niños apropiados, asesinatos, torturas, persecución y todas las atrocidades que se pudieron cometer.  El 24, Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia, se conmemoró otro aniversario del genocidio argentino.

El acto comenzó a las 10.30hs en el Monumento a la Memoria, ubicada en el Predio Ecológico, con la presencia del Intendente Fernando Almada, miembros del Gabinete y del Concejo Municipal, instituciones locales y público en general.

En el inicio hubo palabras alusivas y sentidas a la fecha, luego se dio la bienvenida a las banderas de ceremonia y posteriormente se entonaron las estrofas del Himno Nacional.

Tras eso, tomaron la palabra miembros del grupo de trabajo “Guías de Ana Frank”, quienes resaltaron y agradecieron entre otras cosas las oportunidades brindadas y el haber podido contar con espacios de expresión.

Seguidamente, habló la periodista Melisa Barrios quien señaló la importancia de recordar los hechos de la historia argentina, de pedir justicia y verdad para construir entre todos el “Nunca Más”.

Luego, el periodista Ruben “Chacho” Pron, el escritor de la trilogía “Crónicas contra el olvido”, realizó una reflexión sobre esta fecha.

Tras esto, las autoridades locales plantaron cuatro arbustos en memoria de Alicia Burdisso, Luis Tealdi, Carlos Bosso y María Isabel Salinas, víctimas de la dictadura.

En el final, el Coro Polifónico Municipal junto a cantantes locales interpretaron el tema de “La Memoria de León Gieco”, mientras la comunidad dejaba 41 claveles sobre el epitafio.

Cada año, el acto del 24 de marzo intenta ser algo más que un protocolo. El 24 se plantea como un tema de la sociedad toda, que necesita de la reflexión y del recuerdo. Un día de unión, con colores y banderas distintas, con esa diversidad que hace a la democracia y que permite desde hace muchos años pedir  “juicio y castigo” y decir con convicción “NUNCA MÁS”.