12.2 C
El Trébol

El Trébol conmemoró, con respeto y memoria, el hundimiento del “ARA General Belgrano”

El 2 de mayo, no es un día más para la ciudad de El Trébol. Y es que, hace 41 años, un 2 de mayo, fue hundido el crucero “ARA General Belgrano”.

Y con él, en las frías aguas del mar argentino, también se fue el Cabo 1º Daniel Romero. Y esa misma tarde de domingo, del año 1982, Oscar Scaglia y Osvaldo Martínez, salvaban sus vidas de milagro, entre los retorcidos fierros de un buque torpedeado doblemente por el submarino de la flota imperial “HMS Conqueror”.

En la misma tarde de este martes, puntualmente, a las 16.02 hs., se colocó una ofrenda floral en los pies del mural que engalana la plazoleta “Cabo 1º Daniel Romero” de El Trébol.

Estuvieron presentes, la intendente de la ciudad, Natalia Sanchez; los veteranos de guerra, sobrevivientes del crucero, Osvaldo Martínez y Oscar Scaglia; “Cachito” Romero, hermano de Daniel; familiares; miembros del gabinete municipal; docentes de escuelas y medios de prensa.

Un rato después, a las 19 hs., Martínez y Scaglia brindaron una charla cruda y real, sobre sus vivencias en el crucero y su supervivencia en el mar argentino. Fue para el público en general, con presencias de escuelas y docentes.

“Escuchamos el primer impacto y todos nos caímos al suelo. Habíamos bajado tres pisos para ir a tomar el mate cocido. Luego vino un segundo impacto y todo se puso oscuro. Al principio, había desorden, pero eso duró poco porque estábamos muy entrenados. En poco tiempo, todos estábamos en cubierta, cerca de nuestras balsas”, rememoró Osvaldo Martínez.

Los salvó una balsa en altamar, débil, golpeada por los embates de las olas y el frío del sur. Ese día, murieron en el buque, 323 soldados.

“Satu” fue rescatado de su balsa por el “ARA Bouchard” a las 28 horas, mientras que Scaglia, fue hallado por el “Bahía Paraíso”, a las 44 horas de hundido el “Belgrano”.

Osvaldo y Oscar, pasaron años en silencio. Ignorados incluso por gobiernos de democracia. Sin embargo, hoy, estos veteranos de guerra, cuentan su verdad. Y lo hacen para las nuevas generaciones, las que no vivieron la época de la guerra, las que deben saber, que nunca se puede olvidar.