INFLACIÓN AL 41% – El Municipio vuelve a activar la cláusula gatillo e intenta frenar la pérdida del poder adquisitivo

La situación económica y social del país sigue siendo crítica y tristemente, empeora a cada instante con los aumentos de servicios y productos; la inflación que no se detiene y las divisas extranjeras que siguen creciendo y desestabilizando, una vez más, el mercado.

Todo tiene que ver con todo, y en esta vorágine financiera, con sus terminologías técnicas y poco entendibles, los únicos perjudicados son los trabajadores. Las personas que se levantan todos los días a forjar un futuro, que a simple vista y por ahora, parece no tener proyección.

A pesar del panorama poco alentador, el micro clima de esta ciudad ayudado fuertemente por la decisión del Gobierno Local de no detener las obras y seguir aportando al circuito económico, hacen que la situación mengue y sea menos cruda que en el resto del país.

Hay una realidad respaldadas por números fríos que indican que la inflación va en escala. Según informó el Instituto Provincial de Estadísticas y Censos de Santa Fe, con base en febrero, el porcentaje trepó al 41% y con respecto al mes de noviembre, la suba escaló al 7.4%, apenas unos centésimos por debajo del pasado paso mes.

Esta base, es la que se respeta y en la que se alinea el pago de las paritarias del personal municipal con su respectiva cláusula gatillo, que se activa mes a mes, tras haber pasado el monto acordado. Aquel convenio fue fijado en un 18%, a pagarse el 10% en marzo y el 8% restante en agosto.

Nuevamente el Municipio responde en tiempo y forma, y cumple con el pago de los sueldos y dicha cláusula, priorizando los salarios y haciendo un enorme esfuerzo para equiparar la inflación desmedida y que los trabajadores no pierdan el poder adquisitivo y sigan sufriendo el ajuste.

Como se sabe, el Gobierno de El Trébol, abona los sueldos en el último día hábil de cada mes y en esta oportunidad, lo hará en la jornada de hoy, (jueves 29), es decir dos días antes, teniendo en cuenta el feriado bancario del viernes 30 y el cese de las actividades por el G-20 en Buenos Aires.

No es un dato menor, y es necesario resaltar este tipo de acciones ayudan a la economía local, porque cada sueldo es reinvertido en los comercios locales, inyectando aire a tanta asfixia financiera.

En la gran mayoría de las comunas y municipios los haberes del personal están en estado crítico, con problemas para afrontar dicha inversión e inclusive sin efectivizar al día los aumentos por la cláusula gatillo.

No es casualidad, hay decisión y acción, por parte del Intendente. Valorar a las personas que ayudan a construir día a día la ciudad y saber que el único camino para salir de esta situación, es apostar al trabajo, seguir con las obras y el crecimiento.