Comenzó la vacunación contra el COVID en la ciudad

El camino de la esperanza comenzó a transitarse en la ciudad de El Trébol. En la mañana de hoy, poco después de las 7.30hs., se colocaron las primeras vacunas contra el COVID19 y a lo largo de la jornada y la mañana del sábado, seguirá el proceso para todo el personal que trabaja en salud.

Hubo mucha emoción y nervios también. Es que el anhelo de poder combatir al virus de igual a igual y dejando de estar en desventaja, es un alivio para las personas que desde hace un año están trabajando en los hospitales y clínicas, viendo como el cororonavirus, muchas veces, no tuvo contemplaciones.

En el Centro Integrador Comunitario, Marisa Quevedo, coordinadora de enfermeras, es la responsable de la vacunación COVID. La persona que se encarga del proceso y que todo esté milimétricamente coordinado, claro, con la ayuda de sus compañeras en la parte administrativa.

Marcelo Pozzi, Pablo Cándiz, Betiana Baquín, Jorgelina Frías y Carlos Colazo fueron los primeros vacunados de la ciudad, dando el puntapié y brindando confianza respecto a la inoculación de la Sputnik V, o cualquier otra, sin distinción de país u origen.

“Primer día de vacunación. Unos nervios, una ansiedad y una gran alegría, es un combo de todo. Nos llegó la vacuna. El personal de salud lo deseaba con todo el alma”, expresó la responsable de llevar adelante este proceso.

Con gran alegría, lágrimas en los ojos y la voz entrecortada, agregó: “Desde que nos enteramos del virus, todo fue un cambio para nosotros, fue muy difícil trabajar con los trajes. Es terrible mantener seis u ocho horas vestidos así, más ahora con el calor. Que nos llegue la vacuna es una bendición. Eso me emociona y me pone muy feliz por los que están al frente de esto”.

Los primeros vacunados

El Dr. Marcelo Pozzi fue la primera persona en El Trébol en recibir la Sputnik V y tras la inyección, manifestó: “Lo estábamos esperando todos en el sistema de salud y estamos muy contentos. Esperemos que con esto, más el distanciamiento social, el barbijo y la conciencia de la gente, podamos comenzar a vencer a esta enfermedad. Lo esperamos con mucha ansiedad desde hace casi un año. Vivimos momentos muy difíciles entre todos. Hubo compañeros que se enfermaron y otros que fallecieron, por eso, para todo el sistema de salud, es muy importante”.

“Fue un desahogo, lo que uno estaba esperando. Nosotros estamos expuestos todos los días, las enfermeras y todo el personal. Estamos más tranquilos. Es una descarga emocional por todo el año que vivimos”, sumó.

Por su parte, Betiana Baquín, apuntó: “Hace de ayer que estamos con mucha ansiedad y unas ganas terribles de venir y vacunarnos, para que de una vez por todas, esto sea el comienzo del fin de la pandemia que nos tocó vivir, y que sufrimos en el SAMCo. Estoy feliz, muy contenta y espero que realmente tengamos los resultados que merecemos. Yo no tengo miedo, al contrario, le apuesto todo a la vacuna. Es algo que anhelábamos y vamos a salir a delante. Le aconsejo a la gente que se vacune, nadie nos va a querer hacer mal, ni acá, ni en ninguna parte del mundo”.

El proceso de vacunación

Marisa Quevedo contó como es el proceso y detalló que previamente armaron grupos de cinco personas, ya que cada frasco tiene esa cantidad y una vez retirado de la cadena de frió, si no se colocan de inmediato, se pierden las dosis.

“Saco la vacuna del freezer y tengo media hora. Más o menos diez minutos para que se descongele la vacuna, luego cargo las jeringas, se colocan y se les explica que puede haber algunos efectos adversos, como dolor de cabeza, fiebre y malestar en general. Que es lo normal y que tiene que ser no más de 48hs”, puntualizó.