Los controles en accesos y dentro de la ciudad serán cada vez más estrictos 

El trabajo que se realiza día a día en El Trébol, desde la Junta Municipal de Seguimiento Sanitario, autoridades y demás actores sociales, es a destajo.

La directora general de Gobierno, Gisela Mattalía, habló acerca de la labor que se desempeña actualmente y confirmó que los controles, tanto en accesos como dentro del radio urbano, serán cada vez más estrictos.

“Se siguen reforzando cada vez más los controles de ingreso en los accesos permitidos de la ciudad, teniendo gente desde muy temprano y hasta entrada la noche. El control no es solamente de temperatura, sino que también se consulta desde donde vienen, nombre y apellido y se toma el dominio del vehículo, como para llevar un registro de ingresos durante todos estos días”, comenzó señalando la doctora.

Cabe recordar que los controles se realizan en calle Palermo, en calle Viena y en calle Seguí, que son los tres accesos habilitados. El resto de los accesos, por ahora, se encuentra cortado.

“Al tener gente específica trabajando en los controles de ingreso, eso hace que tengamos muchos inspectores en las calles, con quienes estamos siendo cada vez más estrictos, debido a que se puede notar determinada relajación en la comunidad. Se ha visto una merma en los cuidados o en la prevención de las personas”, expresó la funcionaria.

“Como todavía estamos en una etapa muy importante de cuidados, es que se va a ser cada vez más estrictos. Con la gente que circula, constatando de que tenga su permiso correspondiente, que circule de a una persona por vehículo y recomendando que salgan una vez en el día, y también con los comercios, para que se respeten los horarios de apertura y cierre, el distanciamiento social y que cuenten con todas las medidas de seguridad, teniendo en cuenta que ahora se sumó el uso obligatorio de barbijo social y será un nuevo punto a controlar”, profundizó.

Malestar por hechos de vandalismo

“Entre dos y tres veces por día, es necesario ir a reparar o reforzar los cortes con cintas, con vallas o cubiertas, en los accesos en los que no está permitido el ingreso, debido a que la gente de la ciudad, que sale para sus labores diarias, las cortan. Los mismos vecinos son los que nos manifiestan que las cintas son cortadas o removidas por los mismos habitantes de la ciudad. No viene gente de afuera a cortarlas. La gente de afuera entra por el acceso que corresponda y se registra”, afirmó “Gise”.

 

“Lo que nos da mucha pena es eso: Que el esfuerzo tan grande que se está haciendo desde Protección Civil y las áreas de inspección, a los fines de poder controlar y revisar que todo esté en condiciones óptimas de salubridad para toda la ciudad, sea devuelto de esta manera”, se lamentó.

“Sabemos que sólo son algunas personas y no todos, porque la mayoría hace bien las cosas. Pero lamentablemente, a algunos no les importa el trabajo del otro, en pos de su propia vida y la de los demás, y nos rompen los cortes, lo que demanda una gran cantidad de tiempo como para mantenerlos activos”, añadió Mattalía.

“Ojalá la gente entienda que todo lo que se hace desde los grupos de controles e inspección es a los fines de salvaguardar la vida de todos, la salud y evitar lo que no queremos que suceda en El Trébol”, concluyó.